Share this

Muchos padres han experimentado la desafortunada pérdida de la mascota de un niño. A veces se debe a un accidente, a un error o simplemente a la edad. Pero, ¿qué pasa cuando la propia mascota participa en su muerte, despreciando sus instintos o quizás ignorándolos por completo?

Hace años, la Dra. Tess Lawrie, miembro del Comité Directivo del Consejo Mundial de la Salud, vivió precisamente esta tragedia. Puede escuchar la historia desde su perspectiva aquí:

En resumen, el querido conejillo de indias de la familia tiró al viento cualquier instinto de supervivencia que tuviera, y acabó comiendo un bocado intrigante pero mortal, con un poco de ayuda de la propia Tess. Tras descubrir que la mascota de su hijo, Sparky, había fallecido después de comerse la pequeña planta que Tess le había dado, se preguntó por qué Sparky no sabía lo que era bueno para él y si los humanos nos hemos encontrado en una situación similar.

Resulta que muchos de nosotros probablemente podríamos describirnos como mucho más domesticados que salvajes, como nuestras queridas mascotas de la familia. Nos hemos vuelto tan cómodos en este mundo moderno de comodidades con constantes directivas de la autoridad que hemos perdido de vista lo que realmente es bueno para nosotros. Algunos hemos perdido tanto la confianza en este ámbito que recurrimos repetidamente a algún tipo de autoridad para que nos oriente sobre lo que debemos hacer en las principales decisiones que tomamos, desde la crianza de los hijos hasta los alimentos que comemos, pasando por el origen de esos alimentos y el modo de vida, y muchas otras cosas.

En las próximas semanas, el Consejo Mundial de la Salud explorará las muchas cosas que podemos saber instintivamente pero que hemos perdido de vista en los últimos años e incluso en las últimas generaciones. Es hora de volver a nuestras raíces y empoderarnos a nosotros mismos y a los demás para sentirnos seguros de tomar nuestras propias decisiones. Cada uno de nosotros sabe lo que es mejor para sí mismo. Nadie nos conoce mejor que nosotros mismos; ni nuestros médicos, ni las grandes tecnológicas, ni las grandes farmacéuticas, ni nadie más.

Algunos de los temas que tenemos previsto explorar son:

  • Agua, incluyendo la calidad y la hidratación adecuada
  • Ayuno y desintoxicación
  • Dieta y nutrición evolutivas
  • Trabajo de respiración, meditación y tiempo de silencio
  • La naturaleza y pasar tiempo en ella
  • Agricultura ecológica y tradicional
  • Todo sobre el suelo y su salud
  • Desenchufarse de la tecnología
  • Tomar el sol
  • Agua fría
  • Cómo responder a la enfermedad y a la inflamación
  • Reconocer lo que no necesitamos
  • Soberanía de las semillas
  • y mucho más.

Le invitamos a acompañarnos en este viaje, inspirado por Sparky, el conejillo de indias. Sabemos lo que es bueno para nosotros. Ya tenemos los instintos y los conocimientos para sobrevivir y prosperar. La tecnología y la medicina modernas son sólo eso, modernas. Los humanos han sobrevivido durante generaciones confiando en los instintos evolutivos que nos han llevado hasta donde estamos hoy. Si nuestros antepasados no tuvieran estos inmensos conocimientos y estos increíbles instintos de supervivencia, no estaríamos aquí hoy. Nada, salvo nosotros mismos, nos impide volver a estas raíces. Hay un camino mejor y ¿qué mejor momento para confiar en nosotros mismos que ahora?

Ganador del concurso de animación

A principios de este año, el Consejo Mundial de la Salud pidió a animadores profesionales y aficionados que dieran vida a la historia de Sparky, el conejillo de indias. Nos complace anunciar al ganador: Jordan Holden. ¡Felicidades, Jordan! Vea más trabajos de Jordan en su sitio web.

Publicaciones Similares