Share this

Hoy celebramos nuestro planeta y todas las cosas maravillosas que lo hacen único. La Tierra nos proporciona todo lo que necesitamos para llevar una vida sana, desde el aire que respiramos hasta los alimentos que comemos. Es importante que hagamos nuestra parte para proteger y conservar este increíble recurso. Hay muchas maneras en las que cada uno de nosotros puede marcar la diferencia, desde las pequeñas decisiones cotidianas hasta las acciones de mayor envergadura. Veamos algunas de las formas en que podemos ayudar a mantener nuestro planeta sano.

Reducir, reutilizar y reciclar

Aunque la mayoría de nosotros hemos oído repetir esta frase a lo largo de nuestra vida, puede ser difícil de recordar. También es importante tener en cuenta el orden de estas palabras. El reciclaje es lo último en esta lista. En la medida de nuestras posibilidades, debemos centrarnos en reducir nuestros residuos (sí, incluso los reciclables) y reutilizar el mayor número de cosas posible.

Conservar el agua

shutterstock 323006027

Nuestro hermoso planeta está lleno de agua, pero por desgracia, esa agua está siendo contaminada de innumerables maneras en todo el mundo. Y, desgraciadamente, algunos de estos contaminantes no pueden eliminarse nunca. Puede parecer que el agua es infinita en nuestro planeta porque es muy abundante, pero debemos ser conscientes de la cantidad que utilizamos y de lo que hacemos con ella, tanto a escala individual como por las decisiones más amplias que tomamos. Considera la posibilidad de tomar duchas más cortas, recoger agua de lluvia para regar las plantas, mejorar tu rutina de lavado de vajilla, reparar los grifos que gotean y los electrodomésticos viejos, y gastar tu dinero en productos que no contribuyan al consumo excesivo y a la contaminación de las vías fluviales.

Tome decisiones sostenibles

shutterstock 1561094810

Muchos de los artículos desechables a los que nos hemos acostumbrado tienen en realidad alternativas más sostenibles o fabricadas localmente. Lamentablemente, la pandemia provocó un aumento del 53% en los residuos de envases de los hogares medios. Considere la posibilidad de probar algo nuevo cambiando un producto desechable por algo nuevo. Esto puede incluir llevar un recipiente reutilizable para llevar cuando salgas a comer, guardar pajitas y utensilios de comida reutilizables en tu vehículo, cambiar los pañales desechables por los de tela, y mucho más.

Compre con cuidado

shutterstock 130707287

Desde las compras locales hasta la compra de menos artículos envueltos en capas de plástico, hay muchas maneras de poner nuestro dinero donde está nuestra boca. ¿Sabía que los alimentos procesados en Estados Unidos viajan una media de 1.300 millas para llegar a su mesa? Y los productos frescos viajan la friolera de 1.500 millas.

Cuando haga una compra de cualquier tamaño, intente detenerse primero para hacerse algunas preguntas: ¿Realmente necesito esto? ¿Se puede obtener este producto a nivel local? ¿Puedo comprar de segunda mano? ¿Existe alguna alternativa que utilice menos envases?

Plantar un jardín

shutterstock 697204990

En lugar de comprar frutas y verduras frescas que viajan cientos, si no miles de kilómetros para llegar a tu mesa, ejercita tu pulgar verde y planta un huerto. Si eres nuevo en el mundo de la jardinería, empieza con algo pequeño, como las hierbas en tu casa, y amplía a partir de ahí. Si no tiene terreno, considere la posibilidad de cultivar un huerto en un porche, un balcón o un tejado. No todo lo que nos gusta comer se puede cultivar en el lugar donde vivimos, pero quizá te sorprenda saber qué puedes cultivar. Y cuando su huerto sea fructífero, explore estrategias de almacenamiento como la deshidratación, el encurtido y el enlatado para poder alimentarse y alimentar a su familia durante todo el año.

Un huerto también es una forma estupenda de reducir los residuos de la cocina en tu casa. Instale un sistema de compostaje y notará una reducción significativa de sus viajes al cubo de la basura.

Ir en bicicleta y caminar más

shutterstock 1628836327

Salir del coche no sólo es bueno para el planeta, sino también para tu cuerpo. Aunque muchos de nosotros vivimos en lugares que requieren el uso del coche o del transporte público y no podemos prescindir de ellos por completo, echa un vistazo a tu barrio y descubre nuevos lugares a los que ir y nuevas formas de llegar a tus lugares favoritos que te permitan disfrutar más plenamente del viaje, ver las cosas desde una nueva perspectiva, utilizar tu cuerpo y sacarte del coche.

Salir a la calle

shutterstock 1016991457

Estar al aire libre es una opción saludable tanto para el planeta como para nosotros mismos. Cuando estamos más al aire libre, no sólo recibimos aire fresco y tomamos más sol, lo que ayuda a aumentar nuestros niveles de vitamina D, sino que utilizamos menos servicios como la electricidad y los combustibles dentro de nuestras casas.

Éstos son sólo algunos consejos e ideas sencillas para que te pongas a pensar en este Día de la Tierra y es posible que ya estés haciendo algunas de estas cosas. Deja un comentario para decirnos qué elecciones diarias haces en tu vida que son buenas para nuestro increíble planeta y si nuestra lista te ha inspirado a hacer nuevos cambios.

Publicaciones Similares