Share this

El Consejo Mundial de la Salud exige que se ponga fin al uso de las vacunas y refuerzos de Covid-19 en los niños, debido en parte al mayor riesgo de miocarditis.

En todas las cuestiones de atención, hay que sopesar los beneficios con los riesgos. Dado que no existe una emergencia de Covid-19 para los niños y que la mayoría de los niños tienen poco riesgo de desarrollar síntomas graves de Covid-19 después de haber contraído el SARS-CoV-2 para empezar, el WCH insta a no ponerlos en riesgo de los efectos adversos muy reales de las inyecciones experimentales.

  • Un estudio publicado el 6 de diciembre de 2021 en la revista Circulation de la Asociación Americana del Corazón, investigó a 139 niños <de 21 años que experimentaron 140 episodios sospechosos de miocarditis. El estudio descubrió que la sospecha de miocarditis se produjo en el 97,8% de los niños después de una inyección de ARNm, el 94,2% de los episodios sospechosos siguieron a la inyección de Pfizer-BioNTech y el 91,4% de los episodios se produjeron después de la segunda inyección.
  • Un estudio de la Universidad de Oxford evaluó la asociación entre la vacuna Covid-19 y la miocarditis en más de 42 millones de personas de 13 años o más. Se encontró un mayor riesgo de miocarditis entre 1 y 28 días después de la tercera dosis de la inyección dePfizer-BioNTech. El aumento del riesgo se observó principalmente en los varones menores de 40 años.
  • Un estudio publicado en Nature Medicine el 14 de diciembre de 2021 descubrió un mayor riesgo de miocarditis tras la inyección de Covid-19 de Moderna que por contraer el propio virus en los menores de 40 años.
  • Un estudio de Kaiser Permanente Northwest descubrió un riesgo de ~1/1860 y ~1/2650 de miopericarditis en varones de 18 a 24 años y de 12 a 17 años, respectivamente, tras la segunda dosis de la inyección de ARNm Covid-19.

La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco y es una enfermedad grave. La miopericarditis es una complicación de la pericarditis aguda en la que la inflamación del pericardio se extiende al miocardio. El Consejo Mundial de la Salud no está de acuerdo con el nuevo y ahora frecuente argumento de que la miocarditis es una enfermedad leve. Dado que el corazón es vital para la vida y el músculo no se regenera, el daño tiene el potencial de conducir a resultados que alteran la vida, incluyendo la muerte temprana.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud ha declarado recientemente que no existen pruebas de que los niños necesiten refuerzos de Covid-19, el WCH sostiene que no hay pruebas de que los niños necesiten ninguna inyección de Covid-19 y que las pruebas disponibles demuestran que hacen más daño que bien.

Horas después de que el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. recomendara por unanimidad una vacuna de refuerzo dos meses después de la inyección de dosis única de Johnson & Johnson a los receptores mayores de 18 años, el Dr. Ofer Levy, miembro del comité , dijo a la CNBC«A medida que nos adentramos en grupos de edad cada vez más jóvenes, tienen cada vez menos riesgo personal de Covid grave y, por otro lado, algo más de riesgo de esta afección cardíaca inflamatoria con la vacuna de ARNm. Así que es un análisis de riesgo-beneficio, y por eso estás viendo esa deliberación.»

El Dr. Paul Offit, miembro del comité asesor sobre vacunas de la FDA y director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia, dijo en octubre: «Creo que siempre es angustioso que te pidan que tomes una decisión para millones de niños basándote en estudios de sólo unos pocos miles de niños.» En los estudios de seguridad de fase 3 participaron menos de 3.000 niños.

El WCH apoya el uso de tratamientos seguros, eficaces y asequibles para el Covid-19, así como de vacunas seguras y eficaces, de las cuales las inyecciones experimentales basadas en genes no lo son.

Los niños del mundo son el futuro. Hay que preservar y dar prioridad a su salud y bienestar.

Publicaciones Similares